Catering en Barcelona, la tendencia de estas Navidades

catering en Barcelona

Se aproximan fechas con numerosas celebraciones y, sin duda, el catering en Barcelona va a ser una tendencia que no va a pasar desapercibida tanto en el ámbito familiar como empresarial.

Las citas que traen consigo las Navidades no hacen sino poner en relieve una tendencia que lleva tiempo instaurándose en compañías y domicilios: utilizar servicios de catering para eventos en detrimento de acabar en un restaurante o cocinando toda la noche.

Entre las ventajas de este tipo de servicios está el ser capaz de dar cabida a todo tipo de especificaciones para los invitados por ejemplo por alergia, opción vegetariana o vegana o por gusto, sin ir más lejos, y además, permitir que sean los propios comensales quienes decidan qué desean en cada momento. El conseguir casi diseñar un menú a la carta no siempre es sencillo para un restaurante que tenga esos días las salas repletas de compromisos.

Tras el éxito que van teniendo los catering para bodas, este tipo de eventos más estacionales cada vez optan más por la contratación de profesionales capaces de dar servicio y atender a las necesidades específicas de cada cliente, cita y espacio.

5 Ventajas de contar con un catering en Barcelona

  1. El espacio no tiene por qué alquilarse: puede ser una sala de las propias oficinas o incluso el salón de casa. Dependiendo de las necesidades y espacios, las empresas que se dedican a ofrecer este tipo de servicios son capaces de adecuarse y sacar el máximo partido.
  2. Se controla tanto el tiempo como el contenido. Desde que comienza el catering hasta que se finaliza, los anfitriones se desentienden del servicio a favor de los profesionales, quienes saben cómo hacer que funcione de la forma correcta para cumplir con las expectativas.
  3. Flexibilidad: la ventaja de un catering es que es flexible y puede hacerse casi siempre a medida. Ya dependerá del gusto de los que lo organizan, que pueden contar con las características de los invitados para acertar o incluso hacerlo temático para darle sentido a un evento concreto.
  4. Precios: la ventaja de un catering es que se puede adaptar a los distintos presupuestos dependiendo de qué se incluya y qué no. No es lo mismo, por ejemplo, poner el menaje propio o necesitar alquilarlo, contar con bebidas o contratarlas dentro del servicio, contar con camareros o dejarlo sobre mesas…
  5. Profesionalidad: la capacidad de adaptación de los que se dedican al mundo del cátering es increíble. Tanto es así que dejarse guiar por ellos suele ser un acierto. Una cosa es lo que se puede tener en mente y otra la idea para que sea viable y se eviten contratiempos.
Quizás también te interese:  Eventos gastronómicos fusionados: Encuentro de sabores del Este y del Oeste