2021, el año de las ceremonias

El pasado 2020, no fue, en términos generales, un gran año para la mayoría. Y es que, independientemente de que se hable en términos personales o profesionales, lo cierto es que en la gran mayoría de casos solo se puede hablar de pérdidas.

Las restricciones impuestas para frenar el avance del coronavirus hacían temblar a un sector que, si bien resulta imprescindible a la hora de organizar cualquier tipo de evento, congreso o ceremonia, ha permanecido casi en el olvido hasta hace apenas unos cuantas semanas.

Y es que, si bien es cierto que en los últimos meses hemos visto como se retomaba nuevamente la actividad y las ferias clásicas, como FITUR o ARCO, volvían a celebrarse, aunque, eso sí, con aforo limitado y extremando las medidas de seguridad, no es menos cierto que los eventos y congresos empresariales han experimentado un notable descenso.

Por el contrario, y afortunadamente para todos los que viven directa o indirectamente de ello, las ceremonias se han visto incrementadas, pues, a todas las que tuvieron que ser canceladas o pospuestas durante el pasado 2020 han venido a sumarse todas aquellas que se habían planeado para este 2021.

Los organizadores de bodas, bautizos y comuniones se las ven y se las desean para encontrar lugares al aire libre en los que poder llevar a cabo todas las celebraciones pendientes. Y es que, con buen tiempo y una quinta ola amenazando nuevamente su gran día, nadie desea planear nuevamente una ceremonia que tenga que volver a cancelar.

Y es que, solo aquellos que han pasado por ello saben lo difícil que puede llegar a resultar planear con éxito todos y cada uno de los pequeños detalles que forman parte de una ceremonia y que abarcan desde elegir la invitación más adecuada u original, hasta elegir la música, el fotógrafo, el lugar, el vestuario y, por supuesto, el menú.

Quizás también te interese:  Cómo planificar eventos deportivos acuáticos: Aventuras en el agua

El transcurso del tiempo ha hecho que las ceremonias sean cada vez más personalizadas, de modo que hoy es complicado ir a dos bodas, comuniones o bautizos que se parezcan en algo más que en el nombre.

En cualquier caso, si tuviéramos que hablar de un patrón que se repite en casi todas las ceremonias ese sería la elección de un emplazamiento al aire libre y la contratación de servicios de catering como alternativa al restaurante tradicional.