Del fotógrafo al fotomatón: la evolución de la huella de un evento

Todo evento que se precie tiene, a posteriori, imágenes que hablan de lo que sucedió en él. Da igual el tipo de celebración que sea: bodas, bautizos, comuniones, congresos, fiestas de empresa, clubs… Sin foto, es como si no hubiera existido.

Hubo un tiempo en el que la presencia de un fotógrafo era casi un mantra. Se buscaba a alguien con buena reputación, con un equipo que pudiera dar respuesta al tipo de imagen que se necesitaba, y tocaba esperar a que revelara para conocer el resultado.

De ahí, se pasó a una innovación que dio bastante que hablar y que cambió la forma en la que se percibían las imágenes y recuerdos: facilitar a los invitados cámaras de usar y tirar. Con ellas, en cada mesa o grupo se realizaban imágenes que eran mucho menos rígidas que las del fotógrafo, en las que de verdad se palpaba el ambiente.

El problema de este sistema se vio cuando muchos al final se llevaban la cámara para revelar ellos mismos las instantáneas y, también, cuando las fotos acababan siendo de una calidad algo inferior: salían movidas, en negros o incluso sobreexpuestas.

¿Cuál fue siendo la solución a esto? Sin duda, si hay algo que ha cambiado este tipo de reportajes, han sido los móviles. La llegada de la cámara de fotos a un dispositivo que no se suelta ha dado un giro de tuerca a todo esto.

Sin embargo, aún quedan resquicios para sorprender a los invitados y triunfar: apostar por un fotomaton para evento.

Son varias las razones por las que es un éxito asegurado. Pero vamos a exponer tan solo tres:

  1. El propio concepto de fotomatón: entrar en una cabina, solo o acompañado, para ponerse delante de una cámara que, en muchos casos, muestra una realidad instantánea muy concreta. ¿Quién no ha entrado para hacerse la foto del DNI o bien con alguien para dejar constancia de un día inolvidable? Incluir un fotomatón en cualquier evento permite disfrutar y ser originales a los invitados, llevándose un recuerdo único.
  2. El formato: las imágenes de fotomatón son únicas. Las tiras de fotografía, el campo de imagen que permite y también el dinamismo ha convencido a muchos para que la creatividad fluya.
  3. Permite elegir el momento y compañía con el que disparar la foto, algo que, en otro contexto, es muy diferente y que acaba con fotos que nunca se pondrían en un marco.
Quizás también te interese:  El Foro de las Ciudades de Madrid abre sus puertas en Ifema