Tarta de nueces de 79 años desvela a arqueólogos en Alemania

Por Eva-Maria Mester (dpa)

Los arqueólogos encontraron una “momia de pastel” bien conservada en Lübeck. La tarta de nueces de 79 años es una sobreviviente del bombardeo de la ciudad germana en 1942 y el posterior incendio. “Todavía no está claro cómo funciona esto”, admite el jefe de arqueología Manfred Schneider.

De hecho, la restauradora alemana Sylvia Morgenstern suele encargarse de hallazgos arqueológicos de madera, metal o cuero. Pero el más reciente descubrimiento de los arqueólogos de Lübeck representa un verdadero desafío para esta profesional.

La tarta de nueces fue hallada durante excavaciones en la ciudad vieja de Lübeck. En el primer paso, la restauradora libera el pastel de la contaminación y la suciedad adheridas con cepillos, pinzas y escalpelo. “En última instancia, se trata de estabilizarla y preservarla”, dice Morgenstern.

El pastel fue encontrado en abril durante los trabajos de excavación en la calle Alfstrasse, en el barrio fundacional de Lübeck. “Técnicos experimentados de excavación dieron con un pastel ennegrecido por el hollín, pero todavía fácilmente reconocible, en el sótano”, recuerda Schneider, jefe del departamento de arqueología de la Ciudad Hanseática de Lübeck, sobre el sensacional hallazgo.

La vivienda en la Alfstrasse había sido destruida en marzo de 1942, durante un bombardeo aliado a Lübeck. “Aparentemente bajo las ruinas se formó una cavidad que impidió que el pastel recibiera demasiado calor y se aplastara”, explica Schneider.

“Desde el punto de vista de una restauradora, es el objeto más apasionante con el que jamás me haya tocado trabajar”, manifiesta Morgenstern. Inicialmente debo aguardar los análisis de laboratorio. Recién después podré decidir si puedo limpiar este hallazgo con agua y qué sustancia es apropiada para su estabilización”, afirma.

Pero al igual que el aspecto de la conservación del pastel, a los arqueólogos también les interesa la historia que se esconde detrás. Junto al pastel carbonizado, además se encontraron un juego de café y varios discos.

“Posiblemente esta pastelería era para una fiesta de confirmación. Por lo general esta se realizaba durante el Domingo de Ramos”, señala Schneider. “Esperamos poder aclararlo en algún momento con ayuda del archivo de la ciudad”.

“La momia de pastel”, cuyo tamaño se redujo considerablemente por la pérdida de líquidos, logró una gran resonancia nacional e internacional. “Diarios de todo el mundo reportaron sobre el hallazgo y ya tuvimos la primera solicitud de un museo”.

Durante las excavaciones se encuentran una y otra vez restos de alimentos. En Hamburgo, en 2019, por ejemplo, se descubrieron varios cubos de conchas de ostras durante una excavación en la calle Neue Burg. Y, según un portavoz, en el Museo Arqueológico de Hamburgo se pueden ver los restos de un pan de trigo de la Edad de Hierro prerromana, es decir, del periodo comprendido entre el 800 y el 500 antes de Cristo.

En tanto, en 2020 se excavó en Dresde la bodega de un antiguo club de caballeros. “Durante el bombardeo en febrero de 1945 resultaron destruidos prácticamente por completo la casa y el mobiliario, pero las botellas de vino se conservaron”, explica Christoph Heiermann, de la Oficina Estatal de Arqueología de Sajonia. “La comida, sin embargo, no sobrevivió al calor de los incendios”.

“El hallazgo del pastel es tan especial porque se remonta a un acontecimiento, el bombardeo a Lübeck, que aún se encuentra presente en la conciencia de la ciudad”, considera Doris Mührenberg, encargada de la revista de Arqueología de Lübeck.

Y allí también encontrará a futuro su lugar la “momia de pastel”, si realmente se logra conservar este increíble hallazgo de forma duradera.

fuente:_ dpa