Navidades y empresa, una cita ineludible acompañada de protocolo

Llegan las navidades y, con ellas, unas fechas señaladas no sólo a nivel privado sino también a nivel corporativo.

¿Por qué? Porque con el cierre del año y el espíritu que se instaura en todo el mundo es el momento apropiado a nivel empresarial para ofrecer a los trabajadores un día distinto, de encuentro, de festejo, de presentación de resultados logrados y que de paso al planteamiento de nuevos objetivos durante el año siguiente. Incluso se puede traer a un speaker o conferenciante externo para que refuerce a nivel formativo las capacidades de trabajo en equipo, liderazgo o resolución de conflictos que puedan surgir en el día a día del equipo.

No es necesario ser una gran empresa – en términos de volumen – para poder organizar un encuentro con los trabajadores. Es más, suele ser interesante también en términos de team building para reforzar el espíritu de equipo.

Decoración Catering - Atlántico EventosCuatro propuestas clásicas pero que pueden resultar originales con algunos detalles mágicos y que podrás celebrar como empresario:

  1. El clásico cóctel: si no quieres perder demasiado tiempo ni organizar algo excesivamente complicado, puedes optar por esta fórmula. La mejor opción en lo que se refiere al horario es por la tarde, pero ten en cuenta que no deberías alargar la jornada laboral. Por ello, después de comer y hasta la hora de salida podrías agasajar a tu equipo con el clásico vino español, basado en picoteo y donde la conversación debe fluir e incentivarse de forma natural.
  2. Comida de empresa: algo bastante más serio en cuanto a protocolo pero que también ha funcionado bien siempre. Hay dos opciones, elegir un lugar fuera de la oficina o bien contratar una empresa que ofrezca el servicio dentro de la sede, si se dispone de un espacio para tal. Aunque más engorroso, se pasa más tiempo juntos, algo que puede beneficiar también el encuentro entre personas de distintos departamentos. La desventaja de esta fórmula es que es mucho más formal, con lo que posiblemente las conversaciones sólo se mantendrán con las personas más cercanas de la mesa.
  3. Un día fuera de la oficina: ¿Por qué no apostar por hacer algo distinto? Pero completamente distinto. Organiza una salida para hacer alguna actividad que nada tenga que ver con lo que hacéis habitualmente: una jornada en la sierra, una guerra de paintball o incluso un concurso de arco o unas carreras de karts…cualquier cosa vale para romper la rutina y monotonía. Además, en ese ambiente, se forma equipo y se incentivan las relaciones interpersonales para crear complicidad y equipo. En este punto existe la posibilidad de que se pueda asistir con la familia, lo que refuerza mucho más las relaciones interpersonales y fomenta la fidelidad del equipo.
  4. Crea una gimkana en la empresa, con un premio final para quien la supere. Eso sí, deberás hacer un buen trabajo al hacer los grupos junto con recursos humanos. Es una forma fácil de demostrar que, con las aptitudes de todos, se pueden conseguir muchas cosas mientras se divierten.
Quizás también te interese:  Cómo planificar eventos gastronómicos con enfoque en la salud

Sólo son cuatro ideas, pero hay muchas más que podrás adaptar a tu compañía y a tus trabajadores. Sólo tú sabes qué puede interesarles y cómo hacer un día único antes de arrancar el nuevo año. Nuestro consejo sería siempre evitar que la cita esté regada por demasiado alcohol para evitar situaciones incómodas ya que siempre hay gente que no parece ver los límites de la cortesía.