Etiqueta y protocolo en las comuniones – Eventos Familiares

Con la llegada de la primavera y ya casi a finales de mayo, llega un mes de eventos importantes a nivel familiar. Las comuniones de nuestros hijos, sobrinos o amigos hacen acto de presencia, convirtiéndose además en una celebración que se convierte en uno de los recuerdos que el día de mañana recordarán con especial cariño ya que es el primero de los actos religiosos en los que son protagonistas conscientes. Pero, ¿Qué vestuario es el adecuado?

Familiares importantes: Los padres y padrinos

Organización Catering - Atlántico Catering y EventosLo mismo que sucede en grandes ocasiones como las bodas o incluso, cada vez más, en las puestas de largo, los padres y padrinos suelen vestir de manera más formal que sus invitados- destacando de algún modo su papel en el evento-, aunque depende en gran medida de la tradición de cada familia o de la costumbre del lugar. La ceremonia por lo general se suele estructurar de la misma forma en todo el territorio nacional.

El Padre y el padrino suelen vestir de traje y corbata. Sin embargo, la madre y la madrina suelen ataviarse con trajes de cóctel o con vestidos que tapen la rodilla- es recomendable evitar que el vestido quede por encima de esta ya que, al sentarse, quedaría realmente corto-. Hay que evitarlo, sobre todo, porque el protagonista es el niño/a y porque la ceremonia es religiosa, también hay intentar evitar los escotes pronunciados, las espaldas descubiertas o podemos buscar alternativas como llevar un chal.

Los invitados

Los invitados a las comuniones suelen vestirse de traje con o sin corbata, aunque también es verdad que la nueva tendencia pasar por vestir cada vez con menos formalidad, aunque adecuados a la ocasión. En la mesura está el baremo, ni mucho ni poco para no llamar la atención. Siempre hay un término medio entre ir muy arreglado e ir demasiado informal. En el caso de las mujeres, se aplicará lo mismo que en el caso de madre y madrina, si se lleva vestido o falda, que tape la rodilla, aunque las invitadas cada vez optan más por pantalones.

Quizás también te interese:  Eventos de música latina en entornos urbanos: Celebrando la diversidad cultural

Aunque no está descartado el blanco, como suele pasar en las bodas, sería recomendable respetar ese color en caso de que la protagonista sea niña. Lo que sí que se debe evitar el vestuario negro ya que todo gira en torno a un niño, con lo que, si es posible, mejor olvidarse de él.

Los tocados están más que permitidos, pero en medidas comedidas. De hecho, es una clara tendencia que parece que ha llegado para quedarse otra temporada más. Lo mismo ocurre con el bolso, ni grande ni diminuto, y más recomendable para citas como comuniones es aquél que se puede colgar discretamente del hombro.

El lugar

El lugar de celebración, así como el clima del lugar, son factores determinantes que pueden condicionar, en cierta medida, el tipo de vestuario a elegir. No es lo mismo acudir a una ceremonia en el norte que en el sur, ni tampoco ir en tirantes si el frío acompaña la fecha.

Se recomienda siempre tener en cuenta todos estos factores y dónde se celebrará ya que, si por ejemplo, se celebra en un parador donde el camino es empedrado, las mujeres irán incómodas según con qué tacón.

Como las comuniones se celebran por la mañana- en su mayoría- hay que evitar los colores demasiados oscuros, tanto para hombres como para mujeres.

Pese a todo esto, lo mejor es no obsesionarse por la etiqueta en una cita como esta ya que suele ser mucho más informal de lo que a priori parece. Lo cierto es que los vestidos más lujosos complementados con joyas espectaculares pasaron hace tiempo a la historia ya que no es el momento adecuado para lucirlos.

Quizás también te interese:  La influencia de la cultura del Medio Oriente en la tematización de eventos de lujo