El Festival de Almagro incorpora la discapacidad con una obra de actores ciegos y funciones accesibles

– «Es maravilloso que el teatro esté adaptado para todas las personas»

MADRID, 03 (SERVIMEDIA)

El Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro, que se celebra en esta localidad ciudadrealeña hasta el próximo 23 de julio, vuelve a manifestar en la edición de este año su compromiso con las personas con discapacidad. No sólo garantiza que las actuaciones sean accesibles, sino que también incluye en su programación una obra representada por personas ciegas: ‘El avaro’ de Molière (1622-1673).

El gran clásico del autor francés se llevó este sábado a las tablas del Teatro Municipal de Almagro por la compañía ‘La Porciúncula’ de Badajoz, que cuenta en su elenco con un 50% por actores y actrices ciegos o con algún tipo de discapacidad visual.

La encargada de la adaptación del texto y la dirección de la obra, María José Mangas, destacó en una entrevista a Servimedia la importancia de que la cultura sea accesible para toda la sociedad, ya que, al margen del tipo de discapacidad que se pueda tener, «somos antes que nada personas».

En ese sentido, refrendó que los integrantes de ‘La Porciúncula’, compañía formada en 1993, «aman el teatro como los que más», lo que le dio pie a exclamar que «es maravilloso que el teatro esté adaptado para todas las personas».

El elenco de ‘El avaro’ está compuesto por nueve actores, cada uno de los cuales interpreta un papel; en el caso de los intérpretes que son ciegos o que tienen algún tipo de discapacidad visual, entrarán y saldrán del escenario solos sin la ayuda de los compañeros que sí ven, contando únicamente con el apoyo de un «truquillo» que María José Mangas prefiere no contar para mantener el misterio.

Quizás también te interese:  ¡No te pierdas las mejores ferias y congresos de Rivas-Vaciamadrid! Descubre los mejores eventos aquí

La directora teatral atestiguó que los actores lo hacen «fenomenal», máxime cuando la adaptación se ha concebido sin escenografía, con la única presencia de una alfombra corredera que estará extendida de un extremo a otro del escenario, para que los intérpretes ciegos puedan orientarse sobre las tablas.

María José Mangas expuso que no ha diseñado la dirección de actores de un modo distinto porque la mitad de la compañía se componga de personas ciegas. «Somos personas, aprendemos los unos de los otros», sentenció.

No obstante, sí cuida detalles que no tiene en cuenta con personas sin discapacidad visual, como el hecho de que los materiales que se colocan en el escenario no se tocan en ningún momento. «Al igual que un actor que ve, revisa el escenario a través de su visión y proyectando la voz, para los actores que no ven su vista está en sus manos», subrayó. De ahí que no se toque nada, «para que se sientan seguras».

María José Mangas confesó que la compañía está ilusionada ante la perspectiva de actuar en un escenario tan emblemático como el Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro, aunque con los nervios de punta desde que les llegó la noticia de que colgaron el cartel de no hay billetes para su representación.

Esto prueba, a su juicio, la importancia de la cultura accesible para las personas con discapacidad y la vigencia de textos clásicos como ‘El avaro’, que, 400 años después de haber sido escritos, interpelan al público y le hacen reflexionar acerca de cuestiones actuales, como el dinero, el amor o el papel de la mujer en la sociedad.

Quizás también te interese:  Lydia Jiménez presentará el 24 Congreso Católicos y Vida Pública

En la misma línea, Carmelo Sayago, actor principal de la obra, puso de manifiesto en declaraciones a Servimedia que él, que no tiene discapacidad visual, sí se plantea su trabajo de «manera distinta» al contar con compañeros que sí la tienen.

Al trabajar con estos compañeros, se ha dado cuenta de la importancia de «los ruidos y de los sonidos», los cuales juegan un papel muy importante a la hora de interactuar con ellos sobre el escenario.

Carmelo Sayago celebró que la respuesta del público siempre sea buena cuando actúa ‘La Porciúncula’, y puso como ejemplo de ello la representación de esta misma obra en Badajoz con motivo de la festividad de la patrona de la ciudad, cuando se llenó el teatro.

Ahora, con ‘El avaro’, y la previsión de lleno en el Teatro Municipal, la compañía esperaba con ilusión el momento de subir al escenario. «Es una mezcla de ilusión y responsabilidad, la cual nunca se puede dejar de lado cuando se actúa ante el público».

EL FESTIVAL Y LA DISCAPACIDAD

La ONCE y la Fundación Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro renovaron recientemente el convenio de colaboración que mantienen desde hace varias ediciones para impulsar el acceso a la cita teatral de toda la sociedad, con independencia de sus circunstancias personales.

Esta colaboración forma parte de la apuesta de Almagro por erigirse como un espacio de celebración compartida y plantea una serie de acciones, que abarcan desde el desarrollo de sistemas de accesibilidad hasta la presencia en la programación de ‘La Porciúncula’.

Entre las novedades de esta edición, destaca la puesta en marcha de un sistema de sonido amplificado (FM) para que todas las personas con dificultades auditivas tengan la posibilidad de disfrutar de la programación exhibida en el Corral de Comedias, el Teatro Adolfo Marsillach, el Teatro Municipal, Aurea y la Casa Palacio de los Villarreal.

Quizás también te interese:  Team Building en el contexto educativo: Experiencias y beneficios

Las funciones que contarán con subtitulado y audiodescripción y con ayuda auditiva son las siguientes: la ya mencionada ‘El avaro’; y ‘La vida es sueño’ que, dirigida por el británico Declan Donellan, subió a las tablas de Aurea este domingo.

Por su parte ‘Valor, agravio y mujer’, una comedia de capa y espada de Ana Caro de Mallén (1590-1646) con dirección de Beatriz Argüello, ofrecerá el sábado 8 de julio un paseo escénico a personas con discapacidad visual.