Las tendencias de los eventos de empresa este 2023

Una frase que resumiría la situación actual de los eventos corporativos sería que, en realidad, vuelven los grandes eventos de empresa este 2023.

Inauguradas ya las principales ferias y congresos que se habían paralizado tras la pandemia, es el momento de las medianas empresas y también, por qué no decirlo, de las pequeñas, para poner en el calendario citas que sirvan para atraer el talento, presentar las novedades o incluso para crear un clima de trabajo propicio para el crecimiento.

¿Cuáles son entonces las tendencias?

Hay tres opciones principales para planificar eventos de empresa este año.

En primer lugar, aquellos que buscan atraer el talento y las sinergias con otras compañías. En ese caso, la mejor opción es la organización de unas jornadas especializadas o congresos con ponentes de altura que hablen de la situación de un sector concreto y de los retos futuros a los que se enfrenta. Organizando este tipo de citas no solo se sitúa la empresa en la cúspide de referencia, sino que consigue reunir alrededor de un foro a profesionales, estudiantes y también empresas que, entre citas de negocios, pueden cerrar acuerdos y reuniones.

«Hay una apuesta por mostrar el potencial a través de servicios audiovisuales en eventos que llamen la atención de los asistentes y sean capaces de crear un entorno de trabajo y de contactos que hagan de esa jornada un referente para otros años. Así empezaron las que hoy son grandes citas a nivel nacional» explican desde el sector.

En segundo lugar, se puede promover la presencia en una feria que esté organizada por alguna Cámara de Comercio o Entidad Pública para presentar ciertas novedades. Este tipo de ferias especializadas, que habitualmente se celebran en los Palacios de Congresos por toda España, sirven para abrir las puertas también al público y para mostrar la innovación y trabajo que se está desarrollando.

Quizás también te interese:  Cómo planificar eventos de lanzamiento de productos de tecnología wearable

En este caso, aunque no es una organización al uso, sí debe tratarse como un evento corporativo desde el seno de empresa, y estudiar bien el stand, la información, folletos y pruebas, productos o audiovisuales que se va a mostrar al gran público.

En tercer lugar, está claro que una de las claves por las que una compañía consigue sacar adelante los proyectos de forma adecuada es por su personal. Apostar por eventos de team building puede ayudar a que los distintos departamentos se conozcan mejor para poder coordinar acciones y conseguir buscar soluciones que agilicen y mejoren cualquier propuesta. «Es gracias a eventos de este tipo, que incluso pueden ser medioambientales o incluso solidarios como se conoce el personal en un entorno diferente al de la oficina. En ese caso, dado que cada vez hay más jornadas de teletrabajo, permite conocer la personalidad de los compañeros e incluso encontrar nuevos cómplices en otros departamentos para sacar adelante cosas que puedan estar estancadas» explican.

En realidad, es básico contar con los trabajadores para todo este tipo de citas porque son el verdadero valor de la compañía. Son su mejor carta de presentación e implicarles en ello solo puede acabar en cosas positivas.